¿Qué son las Bolitas chinas?

Las bolas chinas tienen una función de “pesa” para la musculatura pélvica además de tener beneficios para el disfrute y la salud sexual. Además mejoran la fase del deseo; llevar las bolas chinas puede resultar muy erótico, como llevar lencería sexy. A muchas mujeres les ayuda a fantasear el llevar unas bolas chinas sin que nadie lo sepa. Un efecto mucho más directo es el que tiene sobre la lubricación: las bolas contienen unas pequeñas bolitas en el interior que se mueven y estimulan las paredes de la vagina, favoreciendo el flujo sanguíneo y mejorando notable e instantáneamente los niveles de lubricación. Por otro lado, la musculatura pélvica se contrae y relaja durante el orgasmo y tanto los ejercicios de suelo pélvico activos como el uso de las bolas chinas, fortalecen la musculatura haciendo los orgasmos más intensos y duraderos.

¿Cómo se usan?

Si es la primera vez que usas las bolitas, siempre te recomendamos empezar por una sola, para no sobre exigir tus músculos vaginales. Es la más sencilla de sostener por nuestra (probablemente más débil de lo que pensamos) musculatura. Después dos unidas, que pesan más,  y en la última fase, ya para avanzadas, consta de unas bolitas muy pesadas. La buena noticia es que la musculatura pélvica se activa rápido y podremos pasar a lo largo de las fases muy fácilmente.

Antes de colocarla procura lavarlas con agua tibia y algún jabón neutro o intimo, seca con una toalla de papel (repite el mismo proceso cuando dejes de usarla), añade unas gotitas de lubricante a base de agua o silicona en la bolita. Si son de Pyrex (vidrio) mucho mejor será hervirlas antes de usarlas.

Recuéstate sobre la cama o en un lugar que te lo permita, inclina tus rodillas levemente hacía tu pecho, esto ayudará a que el canal vaginal se extienda y se relaje facilitando la introducción de la o las bolitas. Aprieta tus músculos vaginales y levántate suavemente. Contraerás el músculo de forma inconsciente para evitar que se caigan y de esta manera ya estarás “haciendo pesas” con tu suelo pélvico.

Ojo! Si no puedes con ellas, no te asustes! Prueba quedarte acostada en la cama boca arriba. Tira con una mano del cordel de extracción y con la musculatura tratarás de impedir que se salgan.

Se recomienda empezar por cortos periodos de tiempo que no superen los 15 minutos diarios, pero de manera regular, entre 3 a 5 veces por semana. Aumentar el tiempo progresivamente hasta lograr 1 a 2 horas.

Ten en cuenta:

Si al pasar de un tiempo a otro notas molestias al día siguiente (agujitas) te recomendamos estar un par de días sin utilizar las bolas. Luego vuelve al tiempo anterior durante otra semana.

Recomendamos una rutina de uso para ejercicios de Kegel así:
– Primer mes: 10 a 15 minutos, 3 a 5 veces por semana.
– Segundo mes: 15 a 30 minutos, 3 a 5 veces por semana.
– En adelante: 30 minutos a 2 horas, 3 a 5 veces por semana.

Ideal que sigas este entrenamiento entre 3 a 4 meses como máximo.

No olvides consultar a tu médico, ginecólogo o kinesiólogo.

Ejemplos de Bolas Kegel:

(Visited 72 times, 1 visits today)